2015- CONDENADO UN VIVERISTA POR VENDER MELOCOTONEROS Y NECTARINOS DE ESPECIES PROTEGIDAS

Un viverista de la provincia de Lleida ha sido condenado a nueve meses de prisión, nueve meses de multa a razón de diez euros diarios y el pago de 4.605 euros a Geslive, filial de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales, por reproducir ilegalmente y vender plantones de melocotoneros y nectarinos de especies protegidas.

La sentencia de la Audiencia de Lleida del 21 de septiembre, a la que ha tenido acceso Europa Press, estima una parte del recurso que había presentado el viverista contra la sentencia del Juzgado de lo Penal número 3, al rebajar la multa de 12 a diez euros diarios y mantiene la prisión y la indemnización.

 
La sentencia tiene en cuenta de la sentencia condenatoria las pruebas del laboratorio Irtagen, que aseguran que el viverista tenía en su vivero plantones de paraguayo Millarflat y de nectarinos Garcica, Nectalady y Nectarcrisp.
 
Geslive señala en un comunicado que esta sentencia confirma la validez de los análisis genéticos y la responsabilidad del vivero por la posesión de plantas ilegalmente reproducidas para comercializar.
 
La asociación insiste en que la multiplicación y la posesión para la venta de material vegetal de variedades protegidas sin disponer de licencia son delitos contra la propiedad industrial recogidos en el Código Penal con hasta tres años de prisión.
 
Tras la última modificación del Código Penal, por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, modificando la anterior Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, el delito por la explotación no autorizada de variedades vegetales protegidas se ha visto agravado con penas de hasta tres años de prisión.
 
El endurecimiento de las penas por delitos contra la Propiedad Industrial reconoce la importancia del trabajo del obtentor y el impacto que tienen las infracciones de sus derechos.
 
El coste medio del desarrollo de una nueva variedad vegetal es superior a dos millones de euros, y supone no menos de diez años hasta que se lleva al mercado.
 
Las infracciones de los derechos sobre variedades protegidas constituyen un fraude masivo en muchas especies frutales como arándanos, melocotón, nectarino, almendro y albaricoque.
 
Geslive recomienda a todos los productores y comercializadores de fruta asegurarse de la identidad y origen legal del material vegetal con el que operan y argumenta que "el uso de material vegetal ilegal tiene graves consecuencias no sólo para los obtentores, a los que supone pérdidas multimillonarias".
 

NOTICIA PUBLICADA EN  wwww.20minutos.es en Octubre del 2015