2012- VID -PROVEDO: INVESTIGACIĆ?N AL SERVICIO DEL MEJOR VINO

 En la actualidad, Provedo ha finalizado la investigación de la variedad Tempranillo de la cual posee un conjunto de clones de gran diversidad genética, capaz de dar respuesta a la demanda actual en clones de calidad. 

Ahora, sus investigaciones se centran tanto en selección clonal de otras viníferas: Bobal, o Airén entre otras, como sobre otras variedades derivadas del Tempranillo, y que en futuro podrían suplir a esta variedad en determinadas zonas, en las que ésta no se comparta correctamente. «Hablamos de obtener vinos tintos con nuevas variedades en zonas donde actualmente es casi imposible de producir vinos de calidad debido al aumento de las temperaturas por el cambio climático, o al contrario zonas frías en donde el ciclo de la vid es demasiado corto para obtener un vino de elevadas garantías» según Ignacio Provedo, director de Investigación de la firma. Para ello cuentan con un programa de I+D en el que se han obtenido diferentes variedades que están estudiando, y cuyos objetivos se centran en: conseguir uvas de mayor calidad enológica con altos contenidos en antoncianos y polifenoles, asegurar una homogeneidad en la maduración glucométrica y fenólica, o mejorar el control de la producción, lo que permite adecuar para cada viñedo su potencial productivo.

Uno de los interrogantes a los que se enfrenta la empresa y como consecuencia el viticultor, está en comprobar si es la selección clonal garantía suficiente a la hora de elaborar un buen vino: en este sentido señala «Si se planta el clon o clone adecuados sin duda lo es. Desde hace más de 20 años en la mayoría de los países vitícolas, prácticamente, sólo se plantan selecciones clonales de viníferas debido a que con la selección clonal se obtiene una calidad de uva homogénea y conocida, con lo que los viticultores saben perfectamente el potencial productivo y cualitativo de su viñedo antes de su plantación. Si bien es cierto que los objetivos de la selección clonal pueden ser muy diferentes, en los últimos años se ha tenido en cuenta la diversidad genética a fin de obtener clones muy diferenciados de una variedad y poder obtener clones con características distintas, pudiendo elegir el clon o los clones mejores, en función del tipo de vino que se quiera hacer y del potencial de cada viñedo».

Los viticultores tienen a su disposición una esmerada producción de plantas en parámetros de calidad, sanidad y selección clonal. La mejora continua y su presencia en los principales mercados mundiales garantizan a los clientes el material vegetal con las mejores garantías de éxito. Aquí el director apunta que «Las bodegas que tienen un equipo de desarrollo en viñedo son nuestros mejores clientes, pues son capaces de entender rápidamente las ventajas de nuestros clones. Son capaces de entender la gran disminución de costes que supone para la viticultura de calidad la plantación de estos clones. Además, les asesoramos en función de sus necesidades, y les recomendamos aquellos que mejor se adaptan a las parcelas a plantar, el tipo de vino a elaborar o los mercados a los que va destinado».

 


Provedo, que cuenta con más de ochenta años de experiencia en el sector, está proporcionando a la agricultura nuevos productos, contribuyendo así al desarrollo de la misma. Siempre comprometidos con la investigación, continúa fiel a los valores que la identifican como una empresa de referencia. En la actualidad, cuenta con cinco centros de trabajo en España: (Castilla la Mancha, Extremadura, Lérida, Murcia, y La Rioja), y uno en Turquía. En los últimos tiempos ha realizado una apuesta decidida por los mercados exteriores, centrándose en países como: Chile, Sudáfrica, Francia, Italia, Portugal o Marruecos. Comercializa en el sector agrícola y más concretamente con fruticultores, viticultores bodegas, y olivicultores.

La razón de ser de Provedo, y el principal motivo de su éxito, reside en considerar la investigación como el eje principal de su actividad: «Todos los proyectos de investigación son costosos, pues los beneficios no se ven más que a largo plazo, pero en general, estamos satisfechos de los resultados porque podemos ofrecer productos diferentes al mercado. En general, la mayoría de nuestros proyectos son financiados por los Gobiernos Regionales y el Ministerio de Industria, lo cual supone un gran incentivo para seguir investigando». Para ello, y ya desde sus inicios, ha puesto todos los recursos materiales, humanos (personal técnico e investigadores) y tecnológicos (campos, instalaciones y laboratorios) necesarios en el desarrollo de sus proyectos. Y como complemento a toda su actividad, realiza una permanente labor de asesoramiento a los viticultores con el fin de que éstos consigan los mejores rendimientos en sus respectivas explotaciones. Ignacio aclara que «En el departamento de vid, trabajan ocho profesionales entre técnicos y personal de campo. Hay dos laboratorios de análisis: uno destinado al control de la virología donde se analiza la sanidad de las plantas, las nuevas selecciones y el postcontrol de las mismas, y otro de enología donde estudian las principales características de las uvas y vino».

Como elemento diferencial de Provedo con respecto a otras empresas del sector destaca la disposición de todas las variedades nacionales e internacionales de vid que puedan necesitar los productores. Su delegación en Castilla–La Mancha participa activamente en la mejora del viñedo manchego respondiendo a la demanda de las principales bodegas de la mayor denominación de origen del mundo. «Tenemos selecciones propias de las principales variedades, con lo que podemos proporcionar al sector de la vid y el vino además de las plantas, asesoramiento personalizado de los mejores clones de cada variedad. Existen datos de dichas selecciones de varios años, y en algunos casos, en distintas zonas climáticas, por lo que podemos garantizar con gran certeza los resultados de las mismas», subraya el director técnico de Provedo.

ARTICULO PUBLICADO EN ENOVICULTURA Nº 14 enero|febrero 2012