2010- FRUTAL- NI PARAGUAYA, NI NECTARINA... PLATERINA ®

Parece una paraguaya, pero no tiene pelo. Al morderla, Carolina Fernández, una fisioterapeuta de 32 años, reacciona: "¡Es muy refrescante! Tiene mucha agua... ¡y el sabor es muy rico!". Acaba de probar por primera vez el resultado de cruzar una paraguaya con una nectarina: la platerina o nectarina plana.
 

Esta fruta de piel lisa y, por lo tanto, fácil de comer, era difícil de encontrar hace unos años en España, pero cada verano aparece en más tiendas.

En la frutería Vitaminas, situada en el Barrio de la Concepción, en el noreste de Madrid, José Cárdaba acaba de sacar una nueva caja de la fruta plana. "Empezamos a trabajar con ella hace tres años", explica. "A la gente le gusta, cuando la ha probado repite y si no la tenemos, la pide", dice. El sabor de la carne crujiente es similar a una paraguaya pero más fuerte. La influencia de la nectarina .

Viveros Provedo, una sociedad de cultivadores de Logroño, La Rioja, desarrolló una versión de la fruta que estrenó en el mercado en 2007. La bautizaron con el nombre de Platerina y registraron la marca. Javier Provedo, director general y nieto del fundador de la empresa, explica que la nectarina y la paraguaya son variedades de melocotón, prunus persica, por lo cual la platerina es "totalmente natural, no tiene nada de modificación genética. Si antes había melocotón, nectarina y paraguaya, ahora hay un cuarto, la platerina". Como todos son variedades de melocotón, el árbol de todos es el melocotonero.

Pero, ¿producirlas es tan fácil como tener unos árboles de paraguayas y otros de nectarinas? "No, no", ríe Provedo, "requiere mucho, pero que mucho, trabajo". Usan las técnicas de mejora genética, seleccionando en cada generación las cualidades que quieren y descartando las que no. "Es necesario cruzar miles de ejemplares, durante 10 ó 15 años, para conseguir lo que queremos", explica.

Los humanos llevan miles de años mejorando sus cultivos con estas técnicas, pero en el siglo XVIII se iniciaron programas planificados y estructuradas para hacerlo de una forma más científica. En principio las especies tratadas eran el manzano y el peral. Pero después de la II Guerra Mundial la actividad investigadora se ha ampliado para incluir nuevos programas de mejora en las especies de hueso.

"El melocotonero es la especie a la que se dedica un mayor esfuerzo para la creación parietal debido a que es relativamente fácil la mejora de las variedades actuales", explicó Ignasi Iglesias, Dr. Ingeniero Agrónomo del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries , en un articulo sobre nuevas variedades de fruta dulce.

Pero, ¿quién hizo una platerina por primera vez? Nadie lo sabe. Javier Provedo explica que cualquiera que hubiera estado hibridando podría haber dado con el cruce, o incluso con formas más raras, porque "la genética tiene estas cosas". Lo que sí es cierto es que ahora la aparición de platerinas no tiene nada aleatorio, los cultivadores las buscan por "la comodidad de consumo de la forma plana y de la nectarina o ausencia de vello, por lo que pueden comerse fácilmente como un 'Donut'", explica Dr. Iglesias en el artículo citado.

El frutero Cárdaba opina que la platerina tiene futuro, "no es una fruta demasiado exótica, como los kiwis súper pequeños, que valen para restaurantes de lujo pero no para comer en el día a día". Según él, la platerina tiene un precio normal. En Vitaminas un kilo de primera clase sale a 3,48 euros. La paraguaya de la misma calidad sale a 2,48 euros por kilo.

El único problema que Cárdaba encuentra es que sus proveedores no siempre disponen de existencias. Javier Provedo lo confirma, "ahora hay poca producción", pero "muchos agricultores están plantando los árboles". Son plantas leñosas y tardan tres o cuatro años en empezar a producir. Las zonas principales de cultivo en España son Lleida y Murcia. Provedo añade que no solo habrá más producción en el futuro sino que "va a ser incluso mejor porque tenemos nuevas variedades que son más dulces todavía".

La platerina es de tamaño mediano y cuenta como una ración de las cinco piezas de fruta o verdura que algunos expertos recomiendan tomar al día. Al igual de los demás miembros de la familia de los melocotones, es rica en vitamina A, que es importante para la visión y otras funciones metabólicas del cuerpo humano.

Viveros Provedo sigue trabajando para mejorar las variedades de fruta que ya existen y también para crear nuevos híbridos entre especies, como cruzar ciruelas con albaricoques con la esperanza de obtener una fruta similar a la ciruela pero más dulce. Ya existen versiones en EE UU, donde se llaman plumcots o pluots (contracciones de plum y apricot, ciruela y albaricoque en el idioma anglosajón).

Y una nota lingüística, el diccionario de la Real Academia en su segunda edición acepta paraguaya o paraguayo para referirse a esta fruta, pero en un avance en su página web de la tercera edición el artículo ha sido enmendado para aceptar solo la forma femenina, paraguaya.

Artículo publicado en www.elpais.com el 25/08/2010